El consumo de panga o como ¿envenenar a tu familia?

El río Mekong es uno de los ríos con mayor contaminación del planeta. Los basa-pangasius están infectados con elevados niveles de venenos y bacterias… Son alimentados con peces muertos, restos de huesos y con una harina de América del Sur, mandioca y residuos de soja y rano… La alimentación de los pangas está completamente fuera de toda reglamentación judicial.

Cuando algo suena demasiado bueno para ser cierto, o como en este caso, demasiado alarmante y preocupante, casi seguro estamos frente a un bulo, o por lo menos frente a medias verdades mal contadas o manipuladas.

Desde hace ya bastante tiempo, circula por internet una noticia que alerta de los peligros de este pescado, opción de las más económicas que existen hoy en día para quienes quieren incluir este alimento en su dieta.

Destripando el bulo

            La noticia ataca el pescado desde varios puntos. En primer lugar, alerta sobre los niveles elevados de contaminación que existe en el río Mekong, lugar de origen de este pescado, su cría masiva en piscifactorías atestadas de peces, la alimentación de los animales con materia de muy poca calidad o incluso tóxica.

Lo primero que sería prudente aclarar, es que la Unión Europea tiene controles muy rigurosos sobre la comida que se produce en su territorio, y mucho más rigurosos aún con los productos que vienen de fuera. Aparte, cada país e incluso cada comunidad autónoma tiene sus propios controles y por si fuera poco, las grandes cadenas de supermercados realizan un análisis de sus productos como medida de prevención: Una vez expuesto en el super, ese alimento en cuestión ha superado más pruebas de las que puede superar en cualquier otro lugar del mundo

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición es tajante en cuanto a la seguridad de un alimento importado: “Si se detectan sustancias prohibidas o no autorizadas, además de rechazar inmediatamente el producto, se intensifican los controles de las siguientes expediciones de la misma procedencia y, en caso necesario, la UE puede adoptar medidas de salvaguardia, incluso con nuevas inspecciones sobre el terreno y en última instancia se pueden prohibir las importaciones”.

La noticia hace también incapié en el pobre aporte de nutrientes de este pescado, comparado con otros del mismo tipo. En este sentido, la OCU realizó un estudio comparando una porción de este pescado con una similar de merluza:

  • La proporción de proteínas de la merluza fue de 18,7 (g/100g), mientras que la del panga fue de 9,9 (g/100g) aunque otros estudios indican una cantidad de proteínas de entre 13 y 16 g/100g.
  • La proporción de ácido omega 3 en la merluza fue de 190 (mg/100g), mientras que en el panga fue de 76 (mg/100g).

Como siempre, un breve paseo por Google nos demuestra que no existen motivos para alarmarse, El Panga, como alternativa nutricional no es ni peligrosa, ni tóxica, ni pobre en nutrientes. No es un pescado con la mejor calidad nutricional, ni el de mejor sabor, pero puede formar parte de una dieta variada y balanceada sin ningún inconveniente.

Sobre las condiciones de crianza de los animales, las condiciones de trabajo de los empleados de estas piscifactorías y sobre la competencia “desleal” con los pescadores nacionales podríamos hablar en otra oportunidad, pero probablemente se trate de un reportaje de investigación y no un de un bulo de internet.

Publicado en Sierra Norte Digital:  http://sierranortedigital.com/portada/2013/09/14/el-consumo-de-panga-o-como-envenenar-a-tu-familia/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s