El polígrafo de Sálvame… Pseudociencia para hacer telebasura

Por motivos en los que no voy a profundizar, tengo que reconocer que en más de una ocasión he visto Sálvame Deluxe (contra mi voluntad, eso sí)… No voy a profundizar en cómo se ha distorsionado este género televisivo hasta convertirse en el programa que ha forrado a Jorge Javier Vazquez y a los de Telecino, pero sí voy a hacer bastante hincapié en la herramienta que les da para tanto en ese programa: Su polígrafo

Desde que decidieron integrar este instrumento en el programa, han insistido en presentar la prueba del polígrafo como la evidencia definitiva de la verdad -o mentira- de las acusaciones al famosillo de turno que se presta a esta práctica pseudocientífica…

¿Que tan fiable es este método?

El polígrafo o “detector de mentiras” es un complicado artilugio compuesto por una serie de sensores que mide el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y la sudoración, y refleja sus variaciones en una serie de gráficas que luego son interpretadas por un “experto” en la materia.

Según afirman sus defensores, este dispositivo permite medir las reacciones corporales de las emociones: Una mentira se reflejaría indudablemente en un aumento en la sudoración, el ritmo cardíaco y la presión arterial.

El método más habitual de utilizarlo consiste en un interrogatorio en el que se se hacen preguntas muy obvias e inocuas como ¿es usted fulano de tal? para luego, alternarlas con preguntas mucho más comprometedoras como ¿le fuiste infiel a tu pareja con aquel chico que nadie conocía pero que decidimos convertirlo en famoso porque no tenemos nada mejor que sacar en el programa?.

Lo primero que sería importante saber es que el artefacto en cuestión es bastante preciso. Todo el problema radica en la interpretación que pueda dar el “experto” a esos datos: No existe ninguna medida que sirva de referencia. No hay un standard que sirve para calibrar el polígrafo. Un aumento en la presión arterial o en el volumen de la aspiración durante la respiración, no significa que el examinado en cuestión esté mintiendo. Un “perito” demasiado riguroso puede obtener demasiados falsos positivos, mientras que uno muy relajado y permisivo obtendrá demasiados falsos negativos. El margen de error es tan grande que su validez apenas está por encima de la grafología.

El físico y profesor universitario Robert Lee Park comentó una vez irónicamente: ‘El polígrafo descubre incrementos abruptos en el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y la sudoración, por lo tanto, esta máquina es un detector muy fiable de orgasmos. Pero, ¿detecta mentiras?. Sólo si uno está fingiendo un orgasmo’.

Recientemente, Marcelino Sexmero, portavoz de la asociación de jueces Francisco de Vitoria se mostró tajante sobre este instrumento: “La prueba del polígrafo es nula, inexistente, inválida y además no es prueba en sí misma porque no tiene ninguna garantía de fehaciencia. Estamos hablando de un 20-30% de fiabilidad cuando lo que exigimos de cualquier prueba técnica es que supere el 90%”.

Como espectáculo, someter al famoso de turno a esta prueba es bastante lamentable. Tendría el mismo valor científico y a lo mejor más impacto en la audiencia someterle a un interrogatorio al estilo Hollywood, en una habitación oscura y con un foco directo a los ojos…

Interrogatorio convencional

Una escena como esta tendría la misma validez científica que el polígrafo, pero sería mucho mas atractiva a la vista y mucho más entretenida.

Publicado en Sierra Norte Digital: http://sierranortedigital.com/portada/2013/09/28/el-poligrafo-de-salvame-es-mentira-que-dice-la-verdad/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s