Selección sexual: de la cola del pavo real al hueso del pene

La cola del pavo real. Para muchos, un hermoso espectáculo de la naturaleza, lleno de colorido, belleza y majestuosidad. Para Darwin sin embargo, era un quebradero de cabeza ¿Cómo puede beneficiar a la especie portar semejante cola, con el peso adicional y el gasto energético que acarrea? No había forma de encajar su hipótesis de la supervivencia del más apto con esta “monstruosidad de la naturaleza”.

¿Qué motor puede haber detrás de esto? ¿Qué puede impulsar a un organismo a entorpecer sus movimientos, delatarse frente a depredadores o invertir valiosos recursos en simples ornamentos? La respuesta es EL SEXO.

Una pequeña ventaja frente a tus vecinos o tus depredadores puede ser la diferencia entre la vida o la muerte, en un entorno donde el juego es comer y no ser comido, pero de poco sirve si al final, no logras pasar tus genes para la siguiente generación.

Visto desde una óptica muy simplificada, la misión de todo organismo vivo es comer y reproducirse, por lo que para su especie es tan importante invertir recursos y energías en obtener alimento como en reproducirse.

Tener descendencia no es una tarea nada fácil. Al demandar tan alta inversión (siempre hablando en términos generalistas y simplificando bastante, ya que en algunas especies la inversión es mínima, mientras que en otras el precio a pagar es la muerte) queremos asegurarnos que nuestra prole tenga la mejor carga genética, y para saberlo, la naturaleza se ha valido de curiosas e ingeniosas tácticas.

Muchos animales resuelven este dilema por la vía fácil: en época de celo, Los machos luchan de manera encarnizada para demostrar su fortaleza ante las hembras. Un macho fuerte es un macho sano. Esto asegura  que la descendencia será fuerte y sana, por lo que no solo tendrá más opciones de escapar de los depredadores, sino que además tendrá más oportunidades de conseguir pareja y continuar con el ciclo… es una inversión muy a futuro.

Carneros luchando

Dos carneros luchando por demostrar su fortaleza, es decir, su valía genética

No siempre el aparearse es sinónimo de violencia. Muchas especies de aves, anfibios e insectos optan por seducir a sus compañeras con cantos y gritos, que si bien hacen que “fluya el amor”, también delata su presencia a posibles depredadores. Un macho que canta más alto, o por más tiempo, es un macho que sabe sortear a sus enemigos, y es sin duda alguna un buen partido.

Y ¿Qué tiene que ver la cola del pavo real en todo esto? ¿Qué puede significar para una hembra ver semejante ostentación? Muy sencillo; si este macho ha logrado sobrevivir A PESAR de ese enorme lastre, tiene que ser un macho muy apto, con una carga genética muy apetecible.

Pavo real volando

Por muy hermosa que luzca en tierra, durante el vuelo la cola del pavo real es un lastre tremendo

¿Sucede lo mismo entre los humanos? Los patrones de belleza responden en gran medida a criterios sociales. Hubo un tiempo en que el canon de belleza femenino imponía senos pequeños, o a los hombres ser velludos y fornidos. Sin embargo hay muchos elemento comunes a todas las sociedades y que transcienden a lo largo de la historia: Un cuerpo simétrico es sinónimo de salud, de que su dueño no es portador de ninguna enfermedad hereditaria, caderas anchas en el caso de las mujeres, o espaldas fuertes en el caso de los hombres indican un buen estado de salud y capacidad para concebir,  rostros tersos y sin marcas indican que no se ha sufrido enfermedades importantes… por muy socializado y ritualizado que tengamos el cortejo en nuestra especie, aún somos víctimas de la presión de la selección sexual, que garantiza la supervivencia y reproducción de los más aptos.

Como dato curioso, el mayor alarde de salud en nuestra especie es la ausencia de Os penis o hueso peneano. Es un pequeño hueso presente en muchas especies de mamíferos y en nuestros parientes más cercanos, que facilita la penetración aún en ausencia de una erección.

Hueso peneano

Báculo, Os penis o hueso peneano

Ya que para poder tener una erección es necesario hacer uso de la presión sanguínea, un macho enfermo o con problemas cardíacos o circulatorios no podría conseguirla, con lo que no podría reproducirse. El zoólogo Richard Dawkins especuló que una disfunción eréctil indicaría no sólo el estado físico del macho (como diabetes o trastornos neurológicos) sino también estados mentales como estrés y depresión.

Publicado en la sección Ciencia al Día de El Día de Zamora

Ciencia al Día 2

Sección Ciencia al Día de El Día de Zamora

Anuncios

Una respuesta a “Selección sexual: de la cola del pavo real al hueso del pene

  1. Pingback: Lecturas de domingo 3 | MITOS y FRAUDES·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s